“Sentí que lo que quería hacer era entender de forma abstracta o conceptual lo que podía ser la arquitectura.” —  Peter Eisenman

Peter Eisenman, una de las más enigmáticas personalidades en el campo de la arquitectura actual, combinó teoría y práctica a lo largo de su carrera profesional, dando como resultado una serie de proyectos sumamente influyentes, como el Memorial judío de Berlín.

Ver artículo ↓

Nacido en una familia acomodada de judíos no practicantes, el niño Peter sólo es consciente de su origen cuando las convulsiones de la entrada de Estados Unidos en la guerra avivan las llamas del antisemitismo. Provenientes las dos ramas de la familia de los dos extremos occidental y oriental de Alemania, un país que durante el primer tercio del siglo XX ejerce un indiscutido liderazgo científico, el padre es químico orgánico, e influye en el joven Peter para que se forme como químico en la Universidad de Cornell, pero tras el primer año cursado en esta disciplina, la afición al dibujo y los consejos de un tutor le llevarán hacia la arquitectura, una carrera que proseguirá después en la Universidad de Columbia, y cuyas exigentes demandas de tiempo y dedicación resultarán incompatibles con la natación, que desde los siete años practica con el rigor de un futuro deportista de élite. En 1960 se traslada a Europa con una beca Fulbright, se presenta a su primer concurso y se incorpora a la Universidad de Cambridge como profesor, leyendo allí su tesis doctoral tres años más tarde, bajo la dirección de Leslie Martin y con ‘Las bases formales de la arquitectura moderna’ como tema. También en esta etapa conoce al primero de sus grandes mentores, el crítico británico Colin Rowe, que en el transcurso de dos extensos viajes veraniegos por Italia despierta en el norteamericano la fascinación por la arquitectura renacentista y barroca.

EL LABORATORIO DE LAS CASAS
De regreso en Estados Unidos, Eisenman funda CASE, un grupo de debate sobre la arquitectura contemporánea –modelado a lo largo de las líneas del Team X– que con el apoyo de diversas instituciones, de la Graham Foundation al MoMA, está en el origen de los New York Five: cinco arquitectos (Michael Graves, Charles Gwathmey, John Hejduk, Richard Meier y el propio Eisenman) influidos entonces por el lenguaje blanco de las villas de Le Corbusier, y cuyo racionalismo diagramático se haría muy popular, en pugna con el realismo postmoderno de los llamados ‘grises’. Las primeras obras de Eisenman, todas ellas viviendas, evidencian su familiaridad con el primer Le Corbusier, pero también con el Terragni que había descubierto en Como de la mano de Rowe: unas casas construidas casi como maquetas de cartón –y de ahí el término ‘cardboard architecture’–, en búsqueda de una abstracción extrema que prefigura los intereses teóricos que habrán de enhebrar la carrera entera del arquitecto, y que alcanzan su manifestación más programática en la no construida House X de 1975. Por esas fechas se inicia su amistad con otro significativo mentor, el historiador italiano Manfredo Tafuri, que le persuade de la importancia de construir para que sus ideas susciten el respeto de la profesión.

TOPOGRAFÍAS EUROPEAS
Eisenman es también impulsor del Institute for Architecture and Urban Studies, así como de la revista Oppositions, que durante los años 70 se convierten en el vehículo de comunicación intelectual entre la vanguardia de la Costa Este norteamericana y la europea, que por entonces tiene en Italia su núcleo más dinámico. Los vínculos con el viejo continente le animan a participar en diferentes concursos convocados en él, y producto de esta atención son proyectos tan influyentes como el de Cannaregio en Venecia o el ‘Romeo and Juliet’ de Verona, donde explora la idea de la ‘excavación artificial’, que pone en tensión o contraste la abstracción formal de su lenguaje arquitectónico con lo específico de la topografía y las huellas urbanas. Por el puente teórico y artístico creado entre Nueva York y Milán circulan estos años las ideas y las formas más estimulantes y fértiles, y el diálogo entre textos y ciudades que proponen los proyectos de Eisenman es uno de los frutos más significativos de este momento de la arquitectura, alumbrado auroralmente por los libros de Aldo Rossi y Robert Venturi en 1966, pero en buena medida agotado dos décadas después con el surgimiento impetuoso de las corrientes deconstructivas. Al filo de los cincuenta años, Eisenman es un arquitecto con apenas unas pocas casas terminadas, pero por entonces se clausuran tanto el Instituto como Oppositions, y el neoyorquino decide seguir el consejo de Tafuri y entregarse a la construcción.

DECONSTRUCCIÓN EN OHIO
El escenario de sus primeras realizaciones importantes será el estado de Ohio, donde sucesivamente levanta el icónico Wexner Center en Columbus, un provocador collage de formas e intenciones que suscitará extraordinario interés y más que viva polémica; el colosal Aronoff Center en Cincinnati, cuya construcción se extiende a lo largo de una década; y el Columbus Convention Center, como los anteriores, manifestación de los volúmenes descoyuntados de la estética deconstructiva. El inspirador de esta revolución artística es el filósofo francés Jacques Derrida, al que Eisenman conoce en 1986, y que durante la siguiente década será su tercer gran mentor intelectual. En el mismo año Eisenman inicia un análisis que se prolongará a lo largo de veinte, y que realiza con dos psicoanalistas diferentes y simultáneos, a cuyas consultas acude semanalmente, y que le ayudan a desplazar su atención de la cabeza al suelo, lo que a su juicio explica el tránsito de los libros a los edificios, y de la arquitectura dibujada a la construida. La influyente exposición del MoMA en 1988 sobre arquitectura deconstructivista, comisariada por su protector Philip Johnson y por el profesor Mark Wigley, tiene a Eisenman entre sus protagonistas, y sus proyectos fracturados adquirirán en la década siguiente una visibilidad simbólica que no es ajena a su creciente cualidad escultórica.

ICONOS ESCULTÓRICOS
En los años 90, el trabajo de Eisenman se reparte entre varios continentes, y las Any Conferences organizadas con su esposa Cynthia Davidson reunirán a muchos de los más eminentes arquitectos y críticos en diferentes ciudades del planeta. Esta internacionalización de la oficina puede ilustrarse en Asia con dos edificios corporativos, las sedes de Koizumi y de Nunotani en Tokio; en Europa con el extraordinario proyecto de rascacielos Max Reinhardt Haus, que debía haberse levantado en el mismo Berlín donde ya había construido las viviendas de Checkpoint Charlie; y en América con el estadio de los Arizona Cardinals en Glendale, un colosal recinto de 80.000 asientos con techo y cancha retráctiles que aúna la innovación técnica y la audacia formal con la pasión deportiva del arquitecto. Obras todas de voluntad icónica, su gramática compositiva transita de las fracturas sísmicas a las torsiones o alabeos de las mallas que ordenan los proyectos, y en muchos casos con un uso libérrimo del color, donde los tonos pastel sustituyen a la paleta blanca, negra y roja de raíz constructivista que había marcado sus inicios dibujados y teóricos.

EJERCICIOS DE LA MEMORIA
Los más importantes encargos de su carrera llegarían a Peter Eisenman en los últimos compases del siglo XX, y se desarrollarían en buena parte durante el siglo XXI. En 1998 proyectó junto a Richard Serra el memorial berlinés a los seis millones de judíos asesinados en Europa, un empeño que abandonaría después el escultor, dejando solo a Eisenman al frente de una obra cuya importancia política y simbólica es difícil de exagerar, y que culminó para convertirlo en un monumento esencial de la capital alemana y en la realización más conmovedora de su trayectoria; y el año siguiente gana el concurso para la titánica Ciudad de la Cultura de Galicia, localizada en un monte en las afueras del casco histórico de Santiago de Compostela, que el arquitecto modeló disponiendo con sensibilidad topográfica un conjunto de edificios cuya traza evoca la del centro monumental de la ciudad, y que veinte años después no ha llegado aún a completarse. Para un neoyorquino, el trauma del 11 de septiembre es difícil de olvidar o de curar, y es por ello quizá apropiado cerrar provisionalmente este recorrido con su singular proyecto para el World Trade Center, que expresa elocuentemente la voluntad afirmativa de la vida metropolitana en el emplazamiento trágico de la Zona Cero.

Adquirir "Conversaciones con Peter Eisenman"

La compra de este producto no está disponible fuera de España y Portugal.

Conversaciones con Peter Eisenman

Una de las personalidades más enigmáticas en el ámbito de la arquitectura de nuestros tiempos. Peter Eisenman se destaca por sus proyectos y su fuerte trayectoria académica, además de reconocerse por su activismo cultural a través de revistas, encuentros, y centros de reflexión. Tras una búsqueda constante de la abstracción geométrica, desarrolló obras sumamente significativas, como el Memorial judío en Berlín, la Ciudad de la Cultura de Galicia y varios centros educativos en Ohio, además de una serie de extremadamente influyentes proyectos domésticos.

Ficha

Título original
Conversaciones con Peter Eisenman
Año
2018
Duración
31’
País
España
Director de la colección
Luís Fernandez-Galiano
Idea, producción y edición
Fundación Arquia
Realización
White Horse
Dirección creativa
Folch
Adquirir documental Accede al streaming

Conversaciones con Peter Eisenman

Publicación y documental

Una de las personalidades más enigmáticas en el ámbito de la arquitectura de nuestros tiempos. Peter Eisenman se destaca por sus proyectos y su fuerte trayectoria académica, además de reconocerse por su activismo cultural a través de revistas, encuentros, y centros de reflexión. Tras una búsqueda constante de la abstracción geométrica, desarrolló obras sumamente significativas, como el Memorial judío en Berlín, la Ciudad de la Cultura de Galicia y varios centros educativos en Ohio, además de una serie de extremadamente influyentes proyectos domésticos.

Incluye

Ver Ficha

Título original
Conversaciones con Peter Eisenman
Año
2018
Duración
31’
País
España
Director de la colección
Luís Fernandez-Galiano
Idea, producción y edición
Fundación Arquia
Realización
White Horse
Dirección creativa
Folch
Adquirir documental

Conversaciones con Peter Eisenman

Publicación y documental

<p class="mt0">Una de las personalidades más enigmáticas en el ámbito de la arquitectura de nuestros tiempos. Peter Eisenman se destaca por sus proyectos y su fuerte trayectoria académica, además de reconocerse por su activismo cultural a través de revistas, encuentros, y centros de reflexión. Tras una búsqueda constante de la abstracción geométrica, desarrolló obras sumamente significativas, como el Memorial judío en Berlín, la Ciudad de la Cultura de Galicia y varios centros educativos en Ohio, además de una serie de extremadamente influyentes proyectos domésticos.</p>
Adquirir documental